– 12 – ¿Qué haces este fin de semana?

Aunque eran poco más de las seis horas de la mañana, el Sol ya estaba bastante alto. Estábamos a mediados de julio y las mañanas eran tan calientes como los atardeceres. Lisboa podía ser un verdadero brasero cuando el viento se marchaba a parte incierta.

La voz y la cara que tenía delante eran motivo de buenos recuerdos: Marcos Segador, ibicenco adoptado por Barcelona, con su pelo rizado y una sonrisa traviesa que enloquecía a las mujeres; era un amigo del otro lado de la frontera que había conocido en un festival de verano en Paredes de Coura*. 

  • José, ¡qué coño! –espetó Marcos.
  • ¿Pero qué que haces por Lisboa?

Marcos apuntó el dedo hacia dos chicas que estaban cerca de la entrada, pero del lado de fuera.

  • Sabes que me encanta Lisboa… ¡Y ahora aún más!
  • Eres imparable. ¿Hasta cuándo te quedas? 

Por detrás del mostrador, un joven con pendientes a perderse de vista en la oreja izquierda y un corte de pelo difícil de explicar parecía preguntarse por qué diablos tenía que estar allí trabajando, y no en casa debajo de las sábanas. 

Los “oídos de tísico”** de José no pudieron dejar de percibir por entre las palabras de Marcos los sonidos que salían de los pequeños bafles que había a cada lado de la caja registradora. Sólo podía ser Daft Punk, como mínimo una venganza personal del joven en relación a todas las viejecitas que le irrumpían por la puerta a primera hora de la mañana. 

* Paredes de Coura Festival is a rock festival that is held every year in August at Praia do Tabuão in Paredes de Coura, Portugal. The first edition was held in 1993. In 2005, the Spanish edition of Rolling Stone named it as one of the five best summer festivals in Europe. 
** Antes de la II Guerra Mundial (l939 a l945), muchos jóvenes sufrían una enfermedad denominada tisis, que corresponde a la tuberculosis. La forma más mortífera era la tuberculosis pulmonar. Las personas que sufren de tuberculosis pulmonar se hacen muy sensibles, incluyendo una notable capacidad auditiva. La expresión «tener oídos de tísico» significa, por lo tanto, «oír tan bien como los enfermos de tuberculosis pulmonar».

Marcos había pasado por Lisboa para visitar a dos amigas y tenía el proyecto de seguir en dirección al norte de Portugal para visitar a un primo que vivía en Galicia y que le había prometido una noche memorable en Vigo, en las famosas Hogueras de La Noche de San Juan.*

Hablaron un poco mientras digerían dos suizos rellenos, con más crema que otra cosa, y rápidamente se dieron cuenta de que viajaban en el mismo barco. 

Marcos, estudiante de ingeniería de Telecomunicaciones, esperaba terminar la carrera a finales de julio, cerrando así definitivamente un periodo de más de cinco años marcados por el terror y la frustración. Después, tenía pensado hacer un viaje, tal vez sólo de ida, al Tibet.

José escuchó con atención lo que su amigo le contaba sobre el Budismo, y de hasta qué punto tenía curiosidad de vivir de cerca una realidad que aproximase al hombre de Dios sin tantos intermediarios.

Podría haberse quedado a hablar allí durante horas. La conversación era excelente. 

Las amigas del lado de fuera de la panadería empezaban a mirar de forma permanente y Marcos, al darse cuenta, en su estilo inconfundible, puso la mano en el hombro de José y le dijo. 

  • El viernes cojo el autocar hasta Valença, y después mi primo que ya tiene coche viene a recogerme y me acerca a Vigo. ¿Por qué que no vienes conmigo?
  • Me encantaría, pero me temo estar atravesando un momento particularmente caótico de mi vida… 

Pensó que lo que había acabado de decir era una imprecisión. Su vida siempre había sido caótica. La diferencia estribaba en que durante años se trataba de un caos controlado, y ahora no… 

* San Juan en Vigo es una experiencia mágica. La tradición de celebrar la noche más corta del año se remonta a épocas muy anteriores al cristianismo, con la celebración del solsticio de verano, en la noche del 23 al 24 de junio. Nuestros antepasados temían que el sol no volviese a su total esplendor. Por esta razón, iniciaban ritos de fuego purificadores al atardecer, para simbolizar el poder del sol y ayudarle a renovar su energía. Vigo celebra San Juan con entusiasmo, en torno a las hogueras y realizando todo tipo de ritos tradicionales, en una noche en la que no se duerme y en la que se dice que se abren las puertas a otros mundos. El plato típico de la noche de San Juan son las sardinas asadas.

Pensó en la cara de su Madre al oír en estéreo que iba a dejar la Facultad de Bellas Artes y el curso de Diseño, matricularse en la carrera de marketing y que el viernes se iba a Vigo con un amigo que ella ni siquiera conocía, y que para que todo eso fuera posible necesitaba que le diera 10 contos*.

José nunca había viajado mucho fuera de Portugal, excepto dos o tres veces con sus Padres, durante las vacaciones de verano. La curiosidad por algo más allá de su realidad inmediata se expandía en la misma medida que el desinterés por las cosas que tenía a su alrededor era cada vez mayor. 

Tres días después estaba en la estación de autobuses de la Avenida Casal Ribeiro, con una pequeña mochila en la espalda y su inseparable guitarra. 

En las orejas, unos cascos ya antiguos mas que no le restaban un decibelio de placer al caminar por la calle con los sonidos cada vez más gastos de las canciones de los años ochenta que ya no lo eran, pero que continuaban entrando poderosamente por los oídos. 

En el bolsillo traía la matricula ya hecha en el Instituto Portugués de Administración y Marketing, así como la renuncia oficial al curso de Diseño. 

Las artes habían dejado de ser bellas.

Marcos con grandes demostraciones de alegría, reiterando la promesa de un fin de semana inolvidable y –¿quién sabe?– la posibilidad de tal vez ver su vida cambiar con nuevas ideas y perspectivas.

Se sentía con suerte, lo que no era muy habitual en su vida. No creía ni en el azar ni en las octavillas donde se publicitaban los servicios de un tal Prof. Karamba**, o Salim, o Sado, o Fofana, o Umar, o Mamadu, en este último caso con resultados garantizados en tan sólo siete días. 

* 10 contos = 10.000 escudos = 50 euros
** Los grandes y poderosos videntes Africanos forman parte actualmente del paisaje europeo. Por ejemplo: El Maestro Chamán africano, Gran Medium Espiritual Mágico, poderes naturales, 26 años de experiencia en todos los campos de Alta Magia Africanos, ayuda a resolver todo tipo de problemas y dificultades por difíciles que sean. Enfermedades crónicas de droga y tabaco, cualquier problema matrimonial, recuperar la pareja y atraer personas queridas, impotencia sexual, amor, negocios, judiciales, suerte, quitar hechizos, depresión y protecciones vida familiares, mantener puesto de trabajo, atraer clientes… Cualquier otra dificultad que tenga en el amor, lo soluciona inmediatamente con resultados positivos y garantizados al 100%, de 3 a 7 días como máximo. Todos los días de 8 a 22 h.

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s