Arquivo da categoria: -8- Gravity

– 8 – Gravity

A mediados de los años noventa, aparte de haberse convertido en un parroquiano asiduo de los locales nocturnos con mayor afluencia de almas perdidas como la suya, seguía tocando y progresando con su guitarra.

José tenía un profesor de música excepcional, llamado Silvano, probablemente uno de los mejores que había en el País, o tal vez incluso en el mundo. Por cierto en el mundo del alumno era así.

Silvano se había quedado huérfano de Madre aún joven y por eso utilizó todo el sufrimiento acumulado como forma de expiar los sacrificios que exigió a sus manos. 

Cuando alcanzó lo más alto del reconocimiento por su trabajo, era tan sólo una cuestión de tiempo que se convirtiera en una leyenda de la guitarra clásica a escala planetaria. Sin embargo, en vez de crecer, fue engordando. 

José se acordaba bien del día en el que había comprendido la razón por la cual su maestro no había deseado seguir más allá, irónicamente o no, fue en ese mismo momento cuando decidió abandonar las clases de guitarra.

Detestaba cada vez más el día. Únicamente la noche le traía confort. La luz, el ruido de las calles, la energía excesiva en algunos casos o la histeria que percibía en otros le resultaba insoportable.

El placer de permanecer sentado escribiendo lo que le venía a la cabeza en las servilletas de papel que cubrían las mesas de las tabernas y antros donde solía ir, oír lo que se estaba tocando, y dejarse estar, se convirtieron en sus momentos de oro. 

El tiempo consagrado a la Universidad era cada vez menor. En verdad nunca había sido mucho y, sin gran sorpresa, los años empezaron a pasar por encima de su matrícula, que se mantenía inalterada en el primer año.

Para José todo estaba siempre bien, por lo menos aparentemente. Cualquier comentario o reparo que sonara a un reproche casi siempre era recibido con una sonrisa y una respuesta tipo “Dont worry be happy”*. 

Su Madre y algunos amigos empezaron a preocuparse por su incapacidad aparente para conducir su vida hacia zonas más próximas de la línea que divide a los locos de los cuerdos. No obstante, de ningún modo se trataba de una conversación fácil de tener.

Por eso, su relación con el mundo a su alrededor poco cambió, a excepción de las nuevas canciones que aprendía a tocar y, un poco al hilo de ellas, las nuevas novias o ligues que conocía para, poco tiempo después, aprender a tocar una nueva melodía. 

Bastaba echar un vistazo a las fotografías que se iban sucediendo bajo el tablero de cristal que cubría la mesa de su cuarto para darse cuenta de cómo crecía el repertorio. 

Cuando intentaba entender las inquietudes de quienes le rodeaban, se quedaba perplejo con la falta de curiosidad que las personas tenían en descubrir más sobre la vida y lo que ella había reservado para cada uno. 

Para no tener que seguir escuchando quejas, casi le entraban ganas de ponerse a estudiar alguna carrera universitaria considerada seria, encontrar un trabajo serio y probablemente tener un salario serio al final de cada mes. 

Pero la simple idea de pensar hacer todo eso le provocaba falta de aire y en aquel mismo instante tenía que levantarse e dar unos pasos para despertar de la pesadilla. 

Las vidas que desfilaban a su alrededor le parecían todas ellas heridas de un mal mayor, componiendo una especie de multitud que caminaba con bloques de cemento atados a los pies, sin darse cuenta de que en los brazos tenían alas que les permitían volar.

* "Don't Worry, Be Happy" is a song by musician Bobby McFerrin. Released in September 1988, it became the first a cappella song to reach number one on the Billboard Hot 100 chart, a position it held for two weeks. The song's title is taken from a famous quote by Meher Baba. The original music video stars Robin Williams and Bill Irwin.[3] The "instruments" in the a cappella song are entirely overdubbed voice parts and other sounds made by McFerrin, using no instruments at all.

En el instituto, se acordaba de haber escuchado a una profesora explicar el sentido que la atracción gravitatoria de la tierra* confiere a los objetos, pero todo le parecía una enorme conspiración para mantenernos a todos dentro del orden.

En una de las muchas conversaciones sin fin en uno de sus locales preferidos, Esboço, medio escondido en un rincón de Alfama**, atravesó su camino con antiguos compañeros de la universidad. Habían empezado a hacer sus primeras exposiciones de pintura y escultura y aquel lugar era uno de los favoritos para los nuevos talentos. 

Frente a la mesa en la que estaba sentado, colocaron un lienzo de grandes dimensiones, ocupando toda la extensión de la pared.

Al son de East-West***, José tentaba comprender la composición que tenía delante, pero por más que lo intentaba no conseguía terminar ningún razonamiento.

De una punta a otra, la construcción de una imagen era repetidamente cuestionada por la imagen siguiente. Le encantaba aquel cuadro. 

Fue hasta la barra para preguntar si el cuadro estaba en venta y cuánto costaba. No tenía ninguna posibilidad de poder comprarlo, pero estaba fascinado por él.

* La gravedad - es una de las cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza en que objetos con masa ejercen atracción entre sí. Clásicamente, es descrita por la ley de Newton de la gravitación universal. Fue entendida de modo matemático por el físico inglés Isaac Newton y desarrollada y estudiada a lo largo de los años. Desde el punto de vista práctico, la atracción gravitatoria de la Tierra dota de peso a los objetos y hace que caigan al suelo cuando los soltamos en el aire.

La gravitación es el motivo por el cual la Tierra, el Sol y otros cuerpos celestes existen: sin ella, la materia no se habría aglutinado para formar aquellos cuerpos y la vida como la entendemos no habría surgido. La gravedad también es responsable de mantener la Tierra y los otros planetas en sus respectivas órbitas alrededor del Sol y la Luna en órbita alrededor de la Tierra, así como de la formación de las mareas y de muchos otros fenómenos naturales.

** Alfama - Is the oldest district of Lisbon, spreading on the slope between the Castle of Lisbon and the Tejo river. Its name comes from the Arabic Al-hamma, meaning fountains or baths

*** East-West is the second album by The Butterfield Blues Band, released in 1966 on Elektra Records, EKS. It was recorded at the famed Chess Studios on 2120 South Michigan Avenue in Chicago. It peaked at #65 on the Billboard pop albums chart. The tune was inspired by an all- night LSD trip that "East-West"'s primary songwriter Mike Bloomfield experienced in the fall of 1965, during which the late guitarist "said he'd had a revelation into the workings of Indian music.